Tratamiento para el cáncer de colon

El cáncer colorectal o cáncer de colon ocupa el tercer lugar en incidencia a nivel mundial, solo por debajo del cáncer de pulmón y de mama, es considerada la segunda causa de muerte por cáncer en Estados Unidos y Europa. Por su importancia clínica, el cáncer colorectal ha sido objeto de un intenso estudio que ha permitido definir esta enfermedad morfológica y genéticamente.

Los estudios epidemiológicos así como la comprensión y los avances de eventos genéticos involucrados en la susceptibilidad de la enfermedad, han llevado a comprender mejor los factores de riesgo particulares para el desarrollo de cáncer colorectal; uno de ellos la edad, ya que a partir de los 50 años se incrementa marcadamente el riesgo a desarrollar cáncer colorectal. Durante los últimos años se ha generado gran interés sobre los efectos protectores de frutas y verduras, sin embargo debe aclararse que no ha sido posible demostrar este beneficio aparentemente obtenido. En cuanto a las personas con obesidad central si se ha demostrado un incremento en el riesgo de desarrollar cáncer independientemente del índice de masa corporal. Otro factor que se ha relacionado también ha sido la ingesta prolongada de embutidos, carne de cerdo, cordero y ternera. El consumo de alcohol esta vinculado con un discreto incremento en el riesgo de desarrollar cáncer colorectal, así como el consumo de tabaco que por los múltiples carcinógenos se relaciona con riesgo a desarrollar otros tipos de cáncer. En cuanto a la herencia, esta neoplasia es considerada quizás la más familiar de todas las neoplasias malignas, por lo que la herencia desempeña un papel importante en el desarrollo de hasta un tercio de todos los casos. Familiares cercanos como padres, hermanos, hermanas o hijos de una persona con cáncer colorectal, tienen más probabilidad de desarrollar esta enfermedad, especialmente si éste padeció cáncer a una edad joven y entre más familiares cercanos tengan antecedente de cáncer colorectal el riesgo es aún mayor.

 

Tratamiento para el cáncer de colon en la actualidad

En la actualidad existen métodos de detección, ya que la mayoría de los síntomas iniciales suelen ser muy inespecíficos (estreñimiento, diarrea, dolor abdominal, sangrado en las evacuaciones) y frecuentemente tratados de manera empírica con medicamentos que solo aminoran los síntomas, dando paso al desarrollo de tumores muy avanzados. Dentro de las recomendaciones para la detección están estudios de sangre oculta en heces, tomografía pero ninguno de tanto valor diagnóstico como la colonoscopia, recomendada en la población a partir de los 50 años y repetirlo cada 10 años en los pacientes sin ninguna patología colónica. Para pacientes con 2 o mas familiares de primer grado con diagnostico de cáncer colorectal o con cualquier familiar de primer grado menor a 60 años al momento del diagnostico, se recomienda el estudio a la edad de 40 años o al menos 10 años mas joven que la edad a la cual se diagnostico a este miembro de la familia.

El tratamiento por muchos años consistió en procedimientos quirúrgicos; a finales de la década de 1980 e inicio de 1990 con la aceptación de los beneficios de la radioterapia y la quimioterapia para los pacientes con esta enfermedad, las perspectivas de vida de estos enfermos se ha incrementado paulatinamente. A mediados de los 90´s nuevos fármacos y combinaciones de medicamentos lograron impactar favorablemente en la calidad de vida de los enfermos, con reducción de los síntomas secundario a la enfermedad y prolongar la supervivencia de los pacientes. Pero la innovación y búsqueda de beneficio no ha quedado ahí, ya que desde hace algunos años la utilización de terapias moleculares han modificado el abordaje terapéutico en pacientes con cáncer colorectal avanzado. El cáncer colorectal es un buen ejemplo del manejo multidisciplinario, donde el papel de cada una de las ramas terapéuticas (Cirugía, Radioterapia y Quimioterapia) es de vital importancia para lograr el máximo beneficio en los pacientes. Con la coordinación de las tres principales herramientas se ha logrado incrementar la supervivencia de los pacientes aun en etapas avanzadas.

Si bien han sido muchos los avances en cuanto al tratamiento y detección del cáncer colorectal, lamentablemente en nuestra población mexicana sigue siendo un problema constante el alcance de atención médica adecuada para detecciones oportunas con posibilidades de tratamiento.